¿Son los memes, los Think Tank españoles?