Carta a la derecha española

Capítulo 4 – LA EMANCIPACIÓN POLÍTICA

La derecha española debe replantearse sus esencias incorporando nuevos ideales y renunciando a antiguas doctrinas si quiere sobrevivir a las nuevas realidades y seguir siendo una fuerza propositiva y relevante en el futuro.

La derecha española debe llevar a cabo una reflexión interna que los modernice sin traicionar a su pasado.

Por el hecho de haber sido mil veces atacada externamente, ha hecho de ella una ideología invulnerable pero rígida o cerrada. Por eso la adecuación a las nuevas realidades de su saber hacer y preveer, que a día de hoy parece que le sobrevienen, debe empezar desde dentro y continuar mirando hacia fuera para reubicarse a sí misma -y que la reubiquemos los demás- en un lugar preferente del ahora.

La derecha española atesora valores esenciales y universales que muchos compartimos como el sentido del orden, del rigor, de la disciplina o del trabajador infatigable, pero deben reimaginar de nuevo al pueblo español desde la evidencia del pasado y con la razón del presente.

La derecha española debe reconocer que la comodidad de habitar en algo dado que apreciaba o le convenía, le ha adormecido la necesidad y la voluntad de entender a los que no tenían ni tienen una España con la que identificarse más allá de nuestros ilustres artistas y pensadores.

Muchos españoles estamos buscando e intentando construir, con lealtad a nuestros mayores, una España con la que identificarnos también políticamente: sentirnos orgullosos de leyes reescritas y nuevas cargadas de derechos y deberes que empoderen a los ciudadanos, en definitiva, rehacer y actualizar una política que sentir como propia y no dada o caduca.

Es necesario que una renovada derecha española participe de la reescritura de una política contemporánea por y para nosotros mismos: los que compartimos este momento.

Estas nuevas realidades que nos sobrevienen a todos no son una traición al pasado, sería un delirio imperdonable deshacernos de todo lo que hicieron nuestros mayores.

Superar y mejorar todo nuestro origen debe ser un éxito compartido.

Escrito por Álvaro Pichó en Valencia entre el 25 de septiembre y el 6 de octubre de 2017