Relato fantástico sobre la Voyager I

Arquéologos egipcios del WAR (World Art Research) han conseguido penetrar en el interior de la pirámide Micerino y han encotrado dentro la Voyager I.

El equipo que controla la Voyager I, el Jet Propulsion Laboratory, se ha desplazado hasta allí y han comprobado los hechos con pruebas irrefutables de que no se trata de un engaño o estafa. Además que todo indica que el Voyager I que hay en Micerino está en funcionamiento y la recepción y envío de señales parece perfectamente coordinada con la nave se supone está en el espacio interestelar.

El Jet Propulsion Laboratory se siente realmente descolocado pues siguen recibiendo datos del Voyager I que determina su posición en la heliofunda, una paradoja insoportable para algunos científicos.

Fin