Relato fantástico sobre la genética

Un último descubrimiento genético puede cambiar o alterar la percepción de lo que somos.

Los genetistas del WAR (World Art Research) pudieron detectar un patrón de división celular en los embriones basados al principio en el número de oro Φ Phi (1,618) seguido de otro patrón basado en el número π Pi (3,1416).

Decidieron aplicar este modelo matematico sobre muestras de ADN de ellos mismos y no crearon un clon sino un sujeto distinto, con el que casualmente, y además, se entendían muy bien y han construido una buena amistad.

Convencidos de su error, siguieron aplicando el mismo modelo obteniendo muestras de distintas partes (uñas, cabello, etc) y cada nuevo sujeto no se parecía al de origen, incluso han surgido con razas distintas: asiáticas, africanas...

Ante la evidencia científica, los genetistas investigadores solo pueden que concluír que en nuestro interior no existe un ser único sino unico, no existe un único ser sino un ser unido a los demás.

Fin