Blas y yo corriendo entre las esculturas de Serra en Bilbao